Сайт материалов КОБ

NOTA ANALITICA

 

Descargar archives (rar)
Descargar en formato pdf — 181 Kb
Descargar en formato fb2 — 21.1 kb
Descargar en formato odt — 42 Kb

 

Un politólogo norteamericano Fransis Fukuyama (n. en 1952) escritó un artículo “?El fin de la historia?” en 1989 y un libro “El fin de la historia y el último hombre” en 1992. Un otro politólogo norteamericano Samuel Huntington (1927-2008) le contradijo a F.Fukuyama en un artículo “?El conflicto de las civilizaciones?”(1993) y en un libro “El conflicto de las civilizaciones y la reformación del orden mundial” (1996) – en ingles: « The Clash of Civilizations and the Remaking of World Order ». Después los términos “el fin de la historia” y “ el conflicto de las civilizaciones” entraron en el léxico político mundial aúnque la mayoría de los quien pienzan en el sentido de ambas estratégias no han leido estas obras de ambos autores.

Si nos  dirigimos a las obras como tales se aclarece que no hay  ningunas contradicciones esenciales entre ambas, pero cada autor acentuó su atención y la de los lectores a dos difirentes aspectos del  único proceso histórico global. Si nos dirigimos a la política real se aclarece que ambos términos se han convertido  en  consignas que influyen a la mentalidad de los políticos de diferentes países del mundo e  integran su actividad  en una algorítmica determinada egregorial que favorece simultaneamente al alcanse “del fin de la historia”  (en el sentido de la victoria de los principios del liberalismo occidental) y “al conflicto de las civilizaciones” que puede realmente llevar a cabo al fin de la historia de la civilización global actual. El problema radica solamente en que tendencia de éstas vencerá:

Sin embargo ambos autores no habían visto  esta tercera posibilidad y no la analizaron.

Desde el punto de vista de ambos autores la forma superior de la organización de la sociedad humana puede ser realizada solamente a base de los ideales del liberalismo. Así Hungtington cita a Fukuyama:

“Parece estamos deventiendonos como testigos - afirmó Fukuiama – del fin de la historia  como tal: esto significa  el punto final de la evolución ideológica de la humanidad y el proceso de la universalisación de la democracia liberal occidental como la forma final de la gobernación humana. Claro está que unos conflictos pueden tener lugar en algunas partes del Tercer- mundo. Pero el conflicto global está atras y no solamente en Europa. Transformaciones grandes habian pasado  precisamente en el mundo no européo, en el primer lugar en China y en la Unión Soviética. La guerra de  ideas llegó a su fin. Los partidarios del marxismo-leninismo peuden como siempre encontrarse en unos lugares del tipo de Managua, Pieng-Jang y Cambridge con Massachusets, pero la democracia liberal triumfaba. El futuro está dedicado no a grandes  batallas por idéas sino que a la resolución de problemas económicos y técnicos concretos. Y todo eso será bastante triste”.

Prestamos atención  que Fukuyama describe sobre esto no como sobre el hecho realizado  sino que afirma que el liberalismo  occidental ya vensó en la esfera  de la lucha de idéas pués el  fascismo  y el marxismo mostraron su impotencia que habia sido expresado  en la derrota de Alemania hitleriana, Italia, Japon imperialista en el año de 1945 y al pasar 40 años la URSS y China comenzaron sus reformas sociales en el transcurso de las cuales los principios del liberalismo occidental estban penetrando  en la organización  de la vida de sus sociedadas (inclu-

yendo la organización económica). Como consecuencia, según su opinión, debido a la ausencia de unas idéas concurentas y a la orientación al consumo del tipo occidental  de masas amplias de la población de los estados todavía no liberales es el problema del tiempo cuando todos los estados séan liberales unificamente según el tipo occidental y desaparesieran los motivos de los conflictos internacionales. Fukuyama no analiza  un escenario de  la realización posterior del proceso global de la liberalización.

Huntington no impugna en ningún lugar la conclución de Fukuyama al respecto de  la superioridad del la democracia liberal occidental sobre otros modos  historicamente conocidos de  vida de las sociedadas, pero indica:

“ La esencia de la civilización occidental es Magna Carta y no es MacDonald’s. El hecho de que los habitantes no occidentales pueden comer gamburgueres no significa que aceptan el primero”.

Según la opinión de Huntington, por aceptar  “gamburguer” (que simvoliza la abundancia de consumo del Occidente) y no aceptar el liberalizmo occidental  (como consecuencia de que según las opiniones de ambos existe la abundancia de consumo de los países desarroliados) en otras regiones de la planeta el proceso de la expanción del liberalismo occidental no puede llevar a su victoria en la escala global sino que  a la guerra mundial que es capaz aún en su variante no nuclear de rechasar a la humanidad en su desarollo económico y cultural hacia muchas decenas atras.

 

Más aún Huntington presta atención al hecho  de que la potencia relativa del Occidente en comparación con la de las otras civilizaciones regionales se rebaja progresivamente a partir del siglo XX, que a su vez galvaniza el potencial de tal tipo del conflicto de civilizaciones. El sentido del período que viene consiste para él no en que las sociedadas de otras regiones séan liberalizadas activamente a la manera occidental sino que séa eliminado el confiicto  de civilizaciones y séa salvado el Occidente dandole el tiempo para comprender y superar su crisis interior. Huntington no estudia la esencia de esta crisis, pero supone su presencia y da las recomendaciones sigientes para una perspectiva cercana:

“ Para salvar la civilización occidental a favor de los interesos de los EE.UU. y  de los países européas a pesar de la debilitación de la potencia del Occidente hay que:

Pero dedido a que  la diferencia de las civilizaciones regionales según sus ideales y tradiciones es la realidad objetiva histórica y los quien pienza por tales términos como  “el fin de la historia”, “ el conflicto de las civilizaciones” no han leido en su mayoría  las recomendaciones de Huntington, por eso el pensamiento por tales categorías y la práctica que procede del éste  favorecen precisamente a  la realización del argumento global-político de la autorealización del cual Huntington trataba de advertir ante todo a los políticos occidentales así como a otros sus lectores.

Fucuiama caracteriza la cultura del Occidente como una cultura del consumo refinado y ve el apoyo del liberalismo y el sentido de la vida del hombre y de la humanidad en el vienestar de consumo:

“Debido a que la percepción humana del mundo material se base a tener conciencia de este mundo que tiene su lugar en la historia tambien el mundo material puede influir sobre la viabilidad del estado concreto de la conciéncia. Particuliarmente la abundancia material impresionada de las economías liberales desarroladas  y la cultura muy variada del consumo  basada sobre éstas parece alimenten y apoyen el liberalismo de la esfera política. Según el determinismo materialista la economía liberal engendra inevitablemente la política liberal.Yo considero al reves que tanto la economía como la política supopnen un estado autónomo  previo de la conciencia y solamente debido a que son posibles.  El estado de la conciencia favorable al liberalismo se estabiliza al fin de la historia si está asegurado por la abundancia mencionada. Podemos concluir: el estado humano comun  es la democracia liberal en la esfera politica combinada con la venta libre del equipo de  video y estereo en la esfera económica”.

Y Fukuyama  describe una perspectiva en el último parrafo del artículo:

“El fin de la historia es triste. En vez de  la lucha por reconocimiento,  la disposición de arriesgar la vida por un fin absolutamente abstracto, la lucha ideóligica que exige  valiencia, imaginación e idealismo  tienen lugar un calculo económico, problemas técnicos infinitos, una  preocupación sobre la ecología y la satisfacción de los consumos rafinados del consumidor. En el periodo posthistórico no hay ni el arte, ni la filisofía; hay solamente el muséo de la historia humana guardada con cuidado.”

Hungtington, así como otros pensadores occidentales que escriben  sobre  temas de  perspectivas de la globalización y la política y realizan practicamente el liberalismo, no contradicen a Fukuyama. La incomprensión de la esencia del hombre y de la religión por defensores de la cultura liberal expresa  en esta orientación al consumo de la civilización como la norma de la vida.

Eso se expresó con claridad  en la determinación dado por Huntington de la civilización  como un fenómeno humano específico:

“La civilización, de tal manera, es la comunidad  cultural más superior y el nivel de la identificación   cultural más ámplio, además que destaca el hombre de otras variedadas biológicas. Se determina tanto por  tales elementos obgetivos comunes como leñgua, historia, religión, hábitos, institutos sociales como por la autoidentificación subjetiva de la gente”.

Aquí es importante comporar al hombre con otras variedades biológicas. Como es  posible comprender de ésto, si los animales consumen en la naturaleza salvaje solamente lo que hay en el medio de habitación, la civilización asegura al hombre la posibilidad de consumo no solamente materias primas sino tambien todo lo que la gente produce de mataerias primas que extraye.

En la realidad según la opinión de Hantingtón todo que distingue al hombre de otras variadadas biológicas no expresa la esencia del hombre sino que es la concecuéncia de otras diferencias más profundas de los representantes de la fauna.Como indicen  las investigaciones de los zoólogos occidentales la cultura es propia no solamente al hombre sino que a otras variadades biológicas bastante desarroliadas. De otras palabras la  cultura y (o la civilización que lleva la cultura) no es una particuliaridad del hombre.

El hombre se distingue  de otras variadidades biológicas en la biosfera de la Tierra por  lo que la estructura informativa algorítmica de su mentalidad no está programada geneticamente de un modo irreversible sino que la estructura es  un resultado de la evalución individual que se forma tanto  bajo la influencia   de unas sircunstancias exteriores  como sobre la base  de su entendimiento propio.

Si recordar el curso de la biología de la escuela media, conocido por todos, y entrar en su mentalidad propia podemos afirmar que el aseguramiento informativo y algorítmico de la condución del representante de la variadad  biológica “El Hombre sensato” contiene: 1) Un componente  de nacimiento que son instintos y reflejos condicionales e incondicionales (tanto del nivel de célula y de célula interior como del nivel de variadades de tejido, organos, sistemas del organismo como tal), así como sus envolturas, desarroladas en la cultura; 2) Las Tradiciones de la cultura que son superiores que los instintos; 3) El entendimiento propio  limitado por los sentidos y la memoria del entendimiento; 4) “La intuición en general” es que pasa involuntariamente de los niveles inconcientos de la mentalidad, viene de la mentalidad collectiva   al nivel de la conciencia, tambien  es un engendro de afuera y una obsessión comprendida desde el punto de vista inquisitorial, pero que no tiene una esplicación  a base de nexos de casua y efecto al respecto de que el individuo tiene conciencia  en  el momento de su engeración; 5) La gobernación de Dios por el curso de la Providencia, realizada a base de todo que procede, exsepto de  engendros y obsessiones de afuera en la mentalidad ajena a pesar del deséo y la voluntad consienta de su poseedor.

Hay un lugar para algo possible o real para todo eso en la mentalidad de cada individuo. En dependencia de que de lo mencionado arriba posee por la prioridad  del individuo un hombre adulto es un portador de uno de cuatro tipos de la estructura de la mentalidad:

Los tipos demónico y humano de la estructura de la mentalidad no son posibles sin la voluntad comprendida como la capacidad de subordinar a si mismo y  la corriente de los acontecimientos alrededores a la oportunidad conciente.

El tipo de la estructura de la mentalidad predominante estable de un individuo adulto en las condiciones variables de su vida es el producto de la educación.  Lo que un individuo no alcanza el tipo humano de la estructura de la mentalidad  al comienzo de su juventud es la consecuencia del paro o de la deformación del desarollo en la edad anterior de la vida. Las culturas en que los quien alcalzaron al tipo humano de la estructura de la mentalidad aún a la viejidad son una menoría no importante y son defectivas. Pero las culturas de todas las civilizaciones son así: del Occidente, de Rusia, Musulmana,Vedique y otras.

Los problemas del Occidente consisten en que el liberalismo no es la libertatd de una persona y no es una sociedad de la gente libre en el sentido descrito arriba sino que es una cultura de conduccion mala y sin conciencia. Es la consecuencia del hecho que el Occidente es una civilización de esclavos creada artificialmente en el transcurso de la realización  del proecto bíblico de esclavización de la humanidad del nombre de Dios. Presisamente ésto provoca lo que los defensores de los ideales de otras civilizaciones religiosas de la planeta no aceptan el liberalismo occidental, aún los habitants del Occidente no lo comprenden,  a pesar de que Huntington les recuerda:

“ El Occidente había  conquistado el mundo no por la superioridad de sus ideas (marcado por nosotros en la citación: es el único punto por el cual Huntington y Fukuyama se diferencian en sus opiniones), valores o religión (a que fué convertido solamente una cantidad pequeña de los representantes de otras civilizaciones) sino que por la superioridad  en el empléo de la violencia organizada. Los habitantes del Occidente olvidan a menudo este hecho, los habitantes no del Occidente nunca lo olvidaran”.

Y cualquieres que séan los vivios propios de otras civilizaciones pero hasta tal tiempo cuando  el liberalismo occidental no comienza a comprender la libertad como la dictadura de la conciencia basada a la fé a Dios exsepto iglecias y “Escrituras Sagradas”, el Occidente sobrevivirá la crisis creciente, por que Dios  no es indifirente a lo que pasa en la Tierra.

Si comprender la historia humana como una de la cultura multinacional de los portadores del tipo humano de la estructura de la mentalidad entonses la historia de la humanidad no se ha comenzado todavía. Vivimos a fin de prehistoria de la humanidad en el transcurso de que los niños de diferentes pueblos están buscando vías al humanitarismo que es la civilización global de los portadores del tipo humano de la estructura de la mentalidad, en la cultura multinacional de cual  todos ( puede ser exepto unos) lo alcanzan para la juventud y en que es vergonzoso no ser el hombre en el sentido mencionado.

 

El Predictór Interiór de Rucia Concillar, Libre

y Derechero (de La URSS)

El día 28 de Julio de 2010